Gasta tu fondo de emergencia

Nos acostumbramos tanto a pensar en nuestro fondo de emergencia como dinero en efectivo que no deberíamos tocar. Puedes sentirte mal al gastarte ese dinero.

Honestamente, incluso puedes ahorrar más dinero durante la pandemia.  Pero la situación financiera que ha surgido como resultado de la pandemia del coronavirus hace que ahora sea un momento perfectamente legítimo para aprovechar tus reservas.

Sin embargo, tus circunstancias individuales pueden hacer que te preguntes si realmente está bien gastar tu fondo de emergencia. Tal vez tengas un cónyuge que todavía está trabajando o suficiente dinero en el banco para estirar unas semanas más.

Aquí hay cuatro preguntas que debes hacerte antes de gastar tu efectivo de emergencia.

1. ¿Es este gasto una necesidad?

Puedes utilizar una tarjeta virtual para llevar un orden de tus gastos, para hacer todas tu compras y hacer un seguimiento de tus deudas.

Esta es una pregunta bastante obvia, pero es vital considerarla. Cuando usas tu fondo de emergencia para reemplazar los ingresos perdidos, no puedes gastar como solías hacerlo.

Pregúntate: ¿Es este gasto necesario para mi supervivencia? Si no es así, no vale la pena agotar tu fondo para tiempos difíciles.

Eso puede significar pausar tu servicio de cable para que puedas comer, mantenerte saludable y tener un techo sobre tu cabeza.

2. ¿Existen recursos para ayudar con este gasto?

En respuesta a esta crisis financiera, varias organizaciones y empresas están brindando asistencia a quienes la necesitan.

Los bancos están renunciando a los cargos por sobregiro y ajustando los planes de pago de los préstamos. Muchas compañías de tarjetas de crédito e hipotecas permiten a los clientes aplazar los pagos.

Las despensas de alimentos están tratando de distribuir más alimentos. Los distritos escolares están proporcionando comidas gratuitas a los niños independientemente del cierre de las escuelas. Las empresas de servicios públicos prometen no cortar el servicio a quienes no puedan pagar.

Cualquier ayuda que puedas obtener te ayudará a estirar el dinero de tu fondo de emergencia. Te recomendamos leer el siguiente artículo:

Los mejores trucos de finanzas personales, para que tengas una idea sobre tu fondo de emergencia.

3. ¿Tengo efectivo fuera de mi fondo de emergencia?

Antes de comenzar a gastar tu fondo de emergencia, busca primero otro dinero que puedas usar.

Si tienes dinero ahorrado para unas vacaciones de verano o regalos navideños, usa ese efectivo. Si te queda más dinero de lo habitual en tu cuenta corriente porque el distanciamiento social eliminó tus gastos de entretenimiento, gástalo.

No uses tu fondo de emergencia hasta que hayas agotado otras opciones viables. Simplemente evita sacar dinero de tus cuentas de jubilación.

4. ¿Puedo obtener lo que necesito por menos dinero?

Compra productos de marca de la tienda en lugar de productos de marca para ahorrar dinero en comestibles o compra en una tienda que ofrezca precios más bajos. Incluso si esos no son tus hábitos normales, considéralos como un ajuste temporal del cinturón.

Reduce el uso de servicios públicos para reducir tus facturas. Compara los costos de los medicamentos con una tarjeta de descuento para recetas para encontrar la mejor oferta.

Tu fondo de emergencia solo se extenderá hasta cierto punto. Se inteligente sobre lo que gastas buscando alternativas más económicas, para no desperdiciar tu dinero.