Formas de ahorrar en tu closet

¿Alguna vez has mirado tu closet  lleno de ropa y has pensado…no tengo absolutamente nada que ponerme? suponemos que muchas.

Crear un closet que nos guste mientras nos ceñimos a un presupuesto que podamos pagar no siempre es fácil, especialmente cuando nos conformamos con artículos que no nos gustan mucho simplemente porque el precio es correcto.

Y aunque en un mundo perfecto, ir de compras sería una aventura divertida para todas nosotras, independientemente de lo que tengamos que gastar.

La realidad es que comprar ropa -especialmente ropa que nos quede bien, que favorezca nuestra forma y complexión, y que resista el desgaste diario– puede ser un reto cuando el dinero es escaso.

Como madres, el problema se agrava aún más cuando nos convertimos en responsables no sólo de nuestro propio closet, sino también del del resto de nuestra familia.

Afortunadamente, hay algunas cosas relativamente sencillas que podemos hacer para comprar con poco dinero y crear un closet que realmente queramos usar.

Aquí una forma inteligente de ahorrar en ropa sin dejar de conseguir los looks que te gustan:

Compra ropa con puntos de descuento

Compra tu ropa con los puntos de descuento de tus tarjetas de crédito.

Con la rápida rotación de la ropa que entra y sale de las tiendas, los compradores que están preparados para pensar en la próxima temporada tienen una gran oportunidad de conseguir una gran oferta utilizando su monedero payback sanatnder porque este tiene grandes descuentos y promociones exclusivas que si sabes como usarlas puedes logar cambiar por completo todo tu closet.

También es cierto que hacer esto es fácil para los adultos cuando se está seguro de la talla que se va a comprar, pero también se puede hacer para los niños estimando la talla que necesitará tu hijo o hijos.

Si no estás seguro de qué talla elegir para los niños y estás planificando para el próximo año, simplemente compra una o dos tallas más grandes de las que llevan actualmente.

He aquí algunas pautas generales sobre cuándo abastecerse:

  • Enero – Ropa de invierno, suéteres y abrigos; ropa de vacaciones
  • Abril – Ropa de primavera, vestidos de Pascua
  • Mayo – Ropa deportiva
  • Julio – Ropa de verano y trajes de baño
  • Octubre – Ropa de otoño y de vuelta al cole.

Este es un buen comienzo, pero ten en cuenta que siempre habrá excepciones.

Lo importante es planificar con antelación y comprar con tus puntos de descuento para conseguir siempre las mejores ofertas.

No hay nada que pueda hacer descarrilar tu presupuesto más rápido que verte obligado a pagar el precio completo y no ahorrar.